Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Propagación de Suculentas, muy fácil y en pocos pasos

 

Las suculentas son el grupo favorito de plantas para muchos jardineros de interior. Las suculentas y los cactus son parte del mismo grupo de plantas. Tienen la ventaja de crecer lentamente, requieren un cuidado mínimo y no rápidamente haciendo que el recipiente se les quede pequeño. Estas plantas simples requieren un sol directo, un suelo bien drenado y rara vez, o nunca, necesitan fertilizarse. Y aunque las riegues, consiguen humedad del aire durante la noche.

Los suelos arenosos son los mejores. Es posible comprar mezclas de cactus ya preparadas con un poco de grava. La materia orgánica es necesaria, pero en muy poca cantidad. Riego ocasional. Piensa en el origen de estas plantas, un clima cálido y seco con suelos pobres y poquita cantidad de lluvia, esto te da el marco de lo que esperan.

Las suculentas se pueden propagar de varias maneras. No es habitual que florezcan y luego produzcan semillas viables. La forma habitual se llama propagación vegetativa. En esencia, se está creando un clon de la planta original y esta es la que nosotros vamos a usar.

División o Separación

Muchas suculentas se multiplican a través de la división, pero algunos cactus tendrán pequeñas plantas que aparecen a lo largo de las costillas o los bordes de las hojas de la planta (Kalanchoe por ejemplo).

También pueden aparecer pequeñas plantas que rodean la planta madre cuando está madura. Finalmente, aparecen más plantas pequeñas que rodean a las plantas más grandes que las rodean y el recipiente se llena. La planta y la tierra se pueden sacar de la maceta y las plantas pequeñas se retiran suavemente, estas las plantamos donde queramos y crecerán como plantas nuevas e independientes.

Riega bien la planta antes de sacarla del contenedor para que más tierra se adhiera a las raíces y esté todo blandito y no rompamos nada importante. Es necesario que haya raíces en las plantas pequeñas para que crezcan. Si no tienen raíces, puede tomar mucho tiempo para que se formen las raíces. Pon a los pequeños en contenedores. Si las plantas pequeñas no tienen raíces o se rompieron, consulte la información a continuación.

Esquejes y callos

Algunas suculentas se pueden propagar tomando esquejes de la planta original. A veces es porque la planta ha sido dañada por un codo mal colocado y una caída libre al suelo. Desafortunadamente, la parte rota no se reparará, pero el segmento roto se puede usar para generar otra planta. La parte importante es que la pieza rota no se puede entablar inmediatamente. Necesita un período de tiempo para secarse o “encallecer“.

Si la pieza recién cortada entra en contacto con tierra húmeda, se pudrirá. Deja asentar los cortes durante unos días o más para piezas más grandes. Después de un período de tiempo, el área húmeda y quebrada forma una piel dura o callosidad sobre el tejido. La parte de la planta encallecida se puede colocar en un suelo ligeramente húmedo. Pon el trozo muy superficialmente metido en la tierra. Si se coloca demasiado profundamente, no crecerá.

Puede ser necesario apoyar la pequeña planta haciendo que se apoye en una vara o un tutor contra el costado del recipiente. A menudo se necesitan muchos meses para que las suculentas formen raíces. No coloques plantas pequeñas en un alféizar de la ventana fría o cerca de una ventana fría, ya que le llevará más tiempo crecer si no se muere antes. Si una hoja o rama completamente crecida se desprende de una suculenta como de las familias Haworthia o Euphorbia después del encallecimiento, podría echar raíces. Sin embargo, si la hoja que se rompe es de Aloe vera, no crecerá.

Existen suficientes diferencias en el mundo de las suculentas que una única regla no sirve para todas. Los jardineros inteligentes están descubriendo esto continuamente cuando piensan, investigan y experimentan sobre las plantas.

 

Comparte esta idea

Deja un comentario