Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Las Aves quedan atrapadas en los Árboles en los que anidan

CEmenterio

El género Pisonia no parece ser particularmente amenazador. Los árboles carecen de las espinas de las acacias. Pero los árboles de Pisonia, que se encuentran desde Hawai y Nueva Zelanda hasta la India, tienen un oscuro secreto. Entre sus raíces es probable que encuentres jardines de huesos de sus víctimas.

Esto se debe a que la Pisonia, producen semillas pegajosas que atrapan a los insectos. Por supuesto, muchas especies de aves comen insectos, y si no tienen cuidado, las aves pueden quedar atrapadas en el árbol mientras tratan de agarrar el almuerzo. Demasiadas semillas pueden hacer que las aves pesen demasiado, evitar que vuelen muriendo de hambre en el suelo, si los cangrejos u otros depredadores no los pillan primero.

En algunos casos, los pájaros mueren sin escaparse nunca del árbol, lo que significa que sus cadáveres momificados se pueden encontrar colgando aquí y allá como ornamentos macabros de árboles de Navidad. Lo que es más, los búhos y otras aves de presa se han encontrado atrapadas entre las ramas intentando capturar otros pequeños pajarillos.

Alan Burger, ecologista de la Universidad de Victoria, empezó a estudiar estos árboles hace dos décadas y se preguntó qué beneficio recibirían los árboles. Después de todo, muchas plantas utilizan semillas pegajosas, enganchadas o con púas para engañar a aves y mamíferos para que lleven su progenie a nuevos territorios, pero ¿sirve un mensajero alado si no puede volar?

Nadie había estudiado realmente estos árboles hasta ese momento, así que Burger empezó a indagar. Las personas que estaban familiarizadas con Pisonia usualmente ofrecían dos hipótesis competitivas y no probadas. O bien los árboles estaban disfrutando de un aumento en los nutrientes proporcionados por las descomposición en la parte superior de sus raíces, o tal vez las semillas del árbol requierían de fertilizante de cadáver para brotar. Burger pasó 10 meses realizando experimentos con semillas de Pisonia. (Sus hallazgos fueron publicados en el Journal of Tropical Ecology en 2005.)

“Los resultados de mis experimentos mostraron muy convincentemente que la Pisonia no obtiene ningún beneficio obvio de matar a las aves”, dice Burger. En otras palabras, las semillas que brotaron junto a las aves muertas no mostraron ninguna evidencia de una mayor germinación o una supervivencia elevada contra las plantas que crecieron sin cadaver.

Lo que es más, Burger encontró que la cantidad de nutrientes proporcionados a las raíces de los árboles de pájaros enredados es nada en comparación con los añadidos por las aves vivas. Esto se debe a que los árboles también sirven como zonas de anidación para las aves marinas. Que vuelan hacia el mar, comen peces fuera del agua y llevan esos nutrientes a las islas, donde los depositan como guano. (caca de pájaro)

Entonces, ¿por qué semillas pegajosas? Burger abordó esta cuestión por inmersión de semillas de Pisonia en agua de mar durante largos períodos de tiempo. Esto estaba destinado a reflejar lo que podría suceder si un pájaro por las semillas murió en el mar y luego fue arrastrado a la costa. Desafortunadamente, encontró que las semillas murieron después de unos cinco días en el agua salada así que la hipótesis quedaba fuera.

Otro experimento resultó más exitoso. Debido a que muchas aves marinas dispersantes pasan la mayoría del tiempo de viaje en el aire, sólo buceando en el agua para agarrar un pez ocasional, Burger sumergió las semillas de Pisonia en agua de mar intermitentemente durante un período de cuatro semanas. Esta vez, las semillas sobrevivieron.

“Tener los pájaros vivos parece ser la clave para la dispersión, pero una desafortunada consecuencia de tener semillas extremadamente pegajosas y producir muchas semillas en racimo, es que algunas aves se enredan fatalmente”.

Así es como funciona la evolución. Mientras sobrevivan suficientes aves para llevar las semillas de Pisonia a nuevas tierras, los árboles seguirán produciendo semillas pegajosas. Matar pájaros no es el objetivo, son solo daños colaterales.

Lo extraño es que las aves marinas aman a los árboles de Pisonia, dice Beth Flint, un biólogo de vida silvestre del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unidos. “Es raro ver un árbol Pisonia que no tenga aves marinas encima“.

Flint maneja los hábitats dentro del Monumento Nacional Marino de las Islas Remotas del Pacífico, y como tal, ella y sus colegas trabajan para fomentar los bosques de Pisonia, que crean hábitats de anidación para multitud de pájaros marinos endémicos de las islas.

Las ramas frágiles y quebradizas de los árboles sirven para otro propósito. Cada rama que golpea el suelo tiene el potencial para rebrotar y generar raíces formando su propio árbol. Burger y Flint señalaron que este es el método de reproducción primaria del árbol una vez que se ha establecido en una isla. Todas esas semillas pegajosas parecen ser más para la conquista a larga distancia.

De hecho, Flint dice que si viajas a la isla de Lisianski, a casi 1.400 kilçometros al noroeste de Hawaii, puedes ver la invasión de Pisonia en acción. Hace treinta años, dice, esta isla deshabitada se componía sólo de hierbas y arbustos. Pero a mediados de la década de 1990, un científico subió a la isla para investigar algunas madrigueras de pájaros y descubrió un solo árbol de Pisonia brotando. Hoy, ese árbol se ha ramificado en un denso matorral de clones de casi 3 metros de ancho. Es tan sorprendentemente diferente de la vegetación circundante que incluso se puede ver con Google Earth.

“Y ahora que hay ese parche de Pisonia, a los pájaros les encanta”, dice Flint.

Por supuesto, lo que Google Earth no puede mostrar es que debajo de esas ramas, probablemente también encontrarás huesos de pajarillos blanqueados por el sol.

Comparte esta idea

Deja un comentario