Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

SEQUÍA – 5 Trucos para la supervivencia de tus plantas

La sequía – aún con todas sus dificultades – es en realidad una de las condiciones meteorológicas más fáciles de abordar. Para los de la ciudad con sus jardines pequeños, puede ser tan simple como encender un grifo al aire libre. Pero, para aquellos con jardines más grandes, aquellos en las zonas rurales, o aquellos que simplemente no quieren ver sus contadores de agua subir como la espuma, hay varios trucos para ayudar a tu huerta florezca con el agua mínima durante un verano caliente y seco.

1. Aplica acolchado

Aplicar una capa de 7 a 10 centímetros de mantillo alrededor de sus plantas es una de las mejores cosas que puede hacer durante una sequía. Un acolchado profundo puede reducir los requerimientos de agua hasta un 50%. El acolchado tiene varios beneficios:

  • Mantiene el suelo fresco, proporcionando una barrera a la evaporación y ayudando al suelo a retener mejor la humedad.
  • Las plantas arraigadas en tierra fresca serán menos afectadas por el calor del suelo y se desarrollarán más vigorosamente.
  • El mantillo inhibe el crecimiento de malezas; Las malezas son los principales competidores para la humedad disponible.
  • Como un beneficio adicional, el acolchado compuesto de fibras naturales proporciona nutrientes para el suelo al degradarse.
  • Muchos acolchados son gratuitos o de bajo costo y se pueden recoger en tu propio patio o el patio de su vecino. Trate de usar paja, agujas de pino, corteza de árbol, recortes de hierba, hojas, aserrín de madera o periódico.

2. Aplica compost

La naturaleza rica y esponjosa del compost hace que sea un recurso natural óptimo para retener el agua. La cantidad de agua que puede contener depende tanto del tipo de compost como del suelo. La Universidad Estatal de Michigan (UMass – Agriculture) hizo un informe que podéis encontrar en su página web (en inglés) que dice: “un compost de hoja de 7 centímetros a una profundidad de 15 centímetros aumentó la capacidad de retención de agua 2,5 veces contra la de un suelo arenoso nativo (teniendo en cuenta únicamente el mineral)”.

En otras palabras, el compost de hojas se mantiene en el agua 2,5 veces más que el suelo arenoso, manteniendo la humedad disponible para las plantas durante un período de tiempo más largo. En condiciones ideales y templadas, las plantas necesitan dos centímetros de agua por semana. Pero con suelo modificado con compost, el riego podría disminuir a cada segunda semana, o incluso un poco menos.

3. Mantente al tanto de las hierbas adventicias (malas hierbas)

Las malas hierbas absorben la humedad y los nutrientes del suelo, la humedad y los nutrientes que necesitan tus vegetales. La aplicación de acolchado profundo, como se sugirió anteriormente, ayudará a controlar las malas hierbas; Pero si no puedes acolchar, cerciórate de quitar las malas hierbas de una manera u otra.

4. Crear cortavientos y sombra

Las estructuras temporales pueden proporcionar a tus plantas y suelo sombra y el alivio contra los vientos calientes, lo que ayudará a retener la humedad del suelo. Considera la posibilidad de crear y/o instalar cosas como:

  • Una pantalla de tela vertical, hecha grapando arpillera o tela de sombrajo con estacas clavadas en el suelo.
  • Una estructura temporal de palets firmemente apoyados.
  • Una sombra hecha de tela de sombrajo negra o verde y cualquier soporte lateral improvisado.
  • Láminas prefabricadas recicladas instaladas verticalmente.

La tela de sombrajo viene en diferentes grados de apertura. Aquellas que tengan alrededor del 50 por ciento de cobertura proporcionará sombra, mientras que también permite que la luz solar necesaria.

5. Sé inteligente con el agua

Utiliza sabiamente el agua disponible. Estos son algunos consejos:

  • Recoje y reutiliza aguas grises, agua de lluvia y/o aguas residuales (como las piscinas para niños).
  • Regar el jardín de madrugada (preferible) o tarde/noche.
  • Usa un sistema de riego por goteo (ideal) en lugar de un rociador.
  • Riega profundamente de modo que las plantas crezcan raíces largas, fuertes para buscar el agua profundamente debajo de la superficie.
  • Haz zanjas o depósitos alrededor de la base de las plantas o en el borde de las camas para recoger el agua de escorrentía en un área donde las raíces puedan alcanzarla.

Es fácil sentirse desamparado cuando se enfrenta a condiciones de sequía, particularmente si las reservas de agua son escasas y / o racionadas. Pero tu puedes ayudar a sus plantas a sobrevivir – e incluso prosperar – mediante el uso de algunas de las ideas anteriores.

SaveSave

Comparte esta idea

Deja un comentario